Crujirán y rechinarán

las palabras

que despedazaré

una a una

hasta convertirlas en polvillo volátil

para que se esparzan lejos

en un lugar inalcanzable

del que no puedan regresar

.

Confiada,

pero novicia al fin,

en la eficacia de este ritual de sosiego

que tengo planeado realizar

durante el bailoteo en la honda zanja

que engendrará tu ausencia