Tag Archive: noche


Giro en ayeres sin duelo

zigzags entre el fui y estuve

y mis mechas se imantan en este mareo

para ser solo sombra en hilachas

 

Entre tantos yerros

mogollones y tironeos

sueño que suelto el caballito

bajo unos instantes

y hago pie

 


Sueñas

con la noche

para soplar pungi

y guiarme a tu fiesta

Sueñas impaciente

filtrarme bien hondo al son de duduks

para inscribir con tu néctar

la ceremonia tribal

Serán las perlas que sepamos cultivar

las que horaden

intrusivas

gozosas

el profundo tintero

Será sorpresa anunciada

habrá suelta de grillos

convite

baile

viaje

RSVP

l

La noche aquieta tu dolor

su planeo irreflexivo

lo adormece

por eso no temes

 

el día interminable te acecha

impone consternación

lastima tus pupilas

escarba tus heridas

no te prodiga alimento

 

caen los días

 

solo aguardas presuroso

fundirte en las tinieblas

 

socórrete

por favor

rehúyele al naufragio

.

Galopa silencio

mientras retumba sola mi sombra

acallada

 

Filosa estela

rasgó su pentagrama de burbujas

 

Ruedo abrazada a un puñado de perlas

para trizar esta sordina

y convertirla en copla de nácar

para que al fin

despierte el día

 

Trompo inquieto

que engendras tétricas sombras

y dibujas un delgado sendero de incoherente silueta

 

Tragos amargos

imágenes sinuosas  en vigilia amenazante

lejanos sonidos presagian ficticios peligros

 

Trompo tenso

que agitas tu marcha

enredas y alborotas mi sangre al ritmo de una noche desmesurada

 

Travesía funesta

nublas espejos opacas cristales y quiebras el aire

 

Trompo afilado

embriágame

hiéreme

hasta que rompa en llanto

 

me canse

 

y me rinda a tus pies

 

 

 

.

Es la noche que me alcanza

 

atrapa mi garganta en su puño

 

y me estrujo sin gotear más que suspiros

 

 

 

 

pequeñas migas de aire

sondean entrometidas

por  mis huecos

 

pesada y sometida

vagabundeo

a tientas

esta noche

 

.

 

 

.

 

Aunque estallen las coronitas de novia

chorreen racimos de glicina

azaleas y hortensias celebren sus henchidos brotes

y amapolas fresias y azahares aleteen melodiosas,

 

aunque lapachos desplieguen sus mantos rosados

las noches sean plácidas y destellantes

y todo se transforme en maravilloso espectáculo

aromado a cielo límpido abierto,

 

si en esta primavera

mi alma no llegara a aremolinarse

seguirá siendo invierno

 

.