Hiere despertar

 

lastima como página lechosa

como guerrera vencida

que arrastra desierto

de regreso a ningún lugar

 

Empalagada de hastío

fastidia erguirse

¿dónde deambular el día?

 

Si mi alarido ronco

rozase tu delicado pellejo

te contaría

con el alma ardida

cómo se muelen los cauces