me chupó el ombligo

caída en picada

con el aire embuchado en aorta

lo demás

hielo

 

pasa seca

adosada en cáscara de avellana

sin pestañas siquiera

oyendo el grito ardiente

del musgo derrotado

ni dio para tiritar

ya estaba encallada