“Es uno de los símbolos que al hombre
Da el hado o el azar para que un día
De exaltación gloriosa o de agonía
Pueda escribir su verdadero nombre.

Jorge Luis B.

Te debo una canción que hable

de magnetismo, seducción y plácidos goces.

Te debo un lenguaje diferente, hondo

el pecho abierto, colmado.

Te debo el recorrido sutil y vaporoso de ese mensaje

tan necesario entonces

que se hundió en mi herida para bañarla de cobijo.

Te debo el placer de algunas lágrimas

pero sobre todo te debo dos mágicos instantes;

cuando me descubriste sostenida en el fondo de tus ojos claros

(relajo fugaz, involuntario y franco)

y la contemplación íntima

de la germinación de aquel disco de bruñida plata

Anuncios