Luce grotesca con aires de la chiquilla que ha dejado muchas décadas atrás

se abanica con pestañas de vinil azabache

embolsada en costosos andrajos

disfraz de baldío

excesivo hasta el hartazgo

empalago innecesario

no la han querido bien

nunca

y porta ese dolor inconfesable

prisionera de sus fastuosidades

en cajita de cristales

sin lograr encandilar

.

Anuncios