Mora en el vientre de un gigante

asido a sus paredes

sin pensamiento ni registros

 

se agita abatido

entre sus muros

mariposa acorralada

que aletea inútilmente en copa invertida

 

anida rabioso

 

amordazado y sin fuerzas

para importunar

su  corazón apedreado

.

Anuncios