Archive for abril, 2013


Me dispiace che

no deje los postigos cerrados

con hebras blancas de firmes ventosas

reptando al son de vendavales

 

interrumpa rasgueo de doliente piel

y no complazca su intermitente estado de tormento

 

altere con inauditos compases

la congoja de entonces

y floree en nuevas danzas luminosas

 

permettimi

este atontamiento

genuino y merecido

sin socavar

el apacible aliento

que se ha labrado

en estos últimos días

*

Anuncios

con las crines sedosas

vigorizadas y frescas

cabalgan las horas

entre luces y sombras

 

tiempo de recoger

el renovado follaje

empacarlo en mi alforja

algodonado entre viento ocres y soles

y probar entonces

si aún mi trazo

subraya sin vértigo

algunos sí, quiero

.

aquí en la tierra

 

enséñame a nombrarte

para que estalle como fruta jugosa

en el núcleo gallardo de tu alma

espumando brío

en incontables gránulos de miel

 

espárceme aquellas epístolas renacentistas distractivas

aderezadas con gestos angelicales y demoníacos

 

no derroches tantas parábolas

igual se perderán estos ojos de porte y sabor chenin

.

 

.

se presagia un juego para los sentidos a conciencia plena

mansos toboganes comienzan a atestiguar el paso

entre pinceladas ocre lila rosas

esporádicas llamas alumbran el ánimo

las sombras se multiplican sin copiarse

son siluetas poderosas que presumen en las ondulaciones

subyugada me suelto

me descubro

aquí respiro amparo

.

 

apenas un leve tintineo

las va intimidando

y dóciles se bruñen

para no lastimar más

 

como recién gestada

soberana

descorro el entramado de velos

una polifonía embriagadora

acompasada por su sonata batiente

resuena a cada paso

 

tal vez

simiente de sospechados advenimientos pródigos

.

La llaga dice que

cuando nada Le baste

trague por ese ínfimo que aún le quede sin oprimir
que se deje quemar
y se bañe a chorros en sus fluidos salitrosos
arderá pero quedará hidratado
le dará otra textura
hágalo antes de las siete
que no lo atrape su hora fatal
sea usté
hombre suelto
sin tormento
y si no le bastare véngase aquí
a vivenciar milagros
lo noto cansado

.