.

En abanico de graciosas alas

el péndulo de aquel debilitado metrónomo

se despliega seductor

 

eleva sus manos en cuenco generoso

y echa a volar sus voces y matices en florido ramillete

su hálito descorre los velos y hace flotar los tornasoles

es juego de capullos arremolinados

 

pregunto si tregua

reposo

o impasse

 

sin duda un retoño llamea

.

Anuncios