.

Chispean diamantes en la inmensidad de tu boca cristalina

y tus márgenes danzan en delicioso oleaje de perlas

coquetean con mi piel

 

tu murmullo me arruma

me convoca este paraíso

me colma

 

sucumbo en la planta arenosa y cenicienta de tus cerros

 

el aire es muy puro

 

no hay testigos

 

y nada importa más

que respirarte

.

Anuncios