Muy pronto estuve lejos

volví donde turbio siempre

solo saber que sería fugaz

me ayudó a tragarlo

 

Fui a tomar el pulso a los míos

leve y consolada

con pulseras de  vainas de retama

a cuestas mi límpido festival

de aguas muy claras

y de poca espuma

 

Regresé pronto a esta guarida

donde resuena el eco de sus latidos agitados

el registro en las yemas de sus engomadas pieles

y sus ojos rasgados bañados en congoja aún me inquieren

 

Aquí aguardan las fieles esbeltas

ellas sí saben de cobijo

y me dan la bienvenida

 

Anuncios