Pesada red plomiza

cae sobre mi espada chamuscada

 

enlazada la sangre

muda de pensamiento

me aquieto

 

en la más puta soledad negra,

sin a quien invocar

desconsolada

me detengo

y muero

sin saber

si habrá

 

algún después

 

.

Anuncios