El mar rebalsa sujetando mi pena

tiene sus crestas taladas y opacados sus destellos

se han muerto las rompientes

 

Inmovilizado el embate

agoniza de quietud

 

No

quedan

orillas

 

Necesito el abrigo de tu voz

imperiosamente

 

.

 

 

 

 

 

Anuncios