.

Pesadillas crepitaron vagando por tejados latosos

en busca de extraviados donde enfundarse

 

Bebíamos entonces nuestras acompasadas exhalaciones

bruma templadora de sueños

 

Esta noche no se detuvieron aquí

 

.

Anuncios