.

 

Aunque estallen las coronitas de novia

chorreen racimos de glicina

azaleas y hortensias celebren sus henchidos brotes

y amapolas fresias y azahares aleteen melodiosas,

 

aunque lapachos desplieguen sus mantos rosados

las noches sean plácidas y destellantes

y todo se transforme en maravilloso espectáculo

aromado a cielo límpido abierto,

 

si en esta primavera

mi alma no llegara a aremolinarse

seguirá siendo invierno

 

.

Anuncios