Emerjo de una marea vandálica

Escandalosamente barrosa

 

Mugre bártulos ropaje y animales revoleados barridos en la costa

por este río marrón enfurecido

en lucha despiadada con viento del sudeste

 

Implacable

como mi rabia que chapalea en mantillo pantanoso

Exaspera de impotencia

 

Si tan solo supiesen de su amenaza e impudicia

Si vieran sus estragos

 

Cuando su furia se calla

y se calma mi ira

el corazón se oprime

imaginándonos a todos

trastos a su arbitrio

 

 

 

Anuncios