.

 

La noche como falda holgada

arrastrada sobre menudo talle

ronda su agobio y pesadumbre

por quebradas sendas nebulosas

 

Somnolencia profunda y prolongada

 

Imposible eslabonar tan pantanoso recorrido

en fatigosa confusión

 

No hay figura conocida

solo sombras díscolas indóciles

 

Indescifrables

 

Y surge de las tinieblas

como altiva Reina Madre

el encandilante brillo de una mañana

desfachatadamente  límpida

 

Súbdita forzada a rendirme  a su merced

machaco a tientas una nuez

para animarme con su crujir

a peregrinar florida

portando con disimulo

este horrible cimbrón

 

.

Anuncios