En telar de cristal con urdimbre de sedas traslúcidas

entrelacé tersas fibras marinas

 

Me descubriste llegar descalza

estrenada en esa tibia prenda

 

Tu gozosa sonrisa sopleteó mi traje

fundiéndolo en mi piel

 

Llanos e ilimitados

quedamos al descubierto

tu pérdida de juicio

y yo

 

 

Anuncios