Despierto mecida por la brisa

 

Bajo mis pies

tendido un sendero de algodones

sobre el que chispean pétalos de gypsophilas

para fundirse en tanta blancura encandilante

 

Dejo correr sobre mi cuerpo desnudo

delicados fluidos regocijantes

 

Un aroma a melisa y jengibre

me anima a acordar con el día

una jornada desahogada

 

Plena y fortalecida

intuyo que hoy

puedo

 

Anuncios