ENCUENTRO

Resuelta

lustré mis hilachas

Pulí y perfumé mis astillas con finas lavandas desgranadas

Adobé mi piel con esencias imperiales

Y la cubrí con ramilletes de aquellas sanadoras riquezas ancestrales

Engalané mis cabellos para que lucieran vaporosos

Y partí con mis lucientes tacones.

Exhalé aromas nuevos

Ensanché mi pecho y me dejé penetrar.

Convoqué y provoqué.

Tus voces tus aromas tus almas

acudieron

en cadencioso

ritmo embriagador.

En semejante ebullición

de delicados brebajes y risas

nos convertimos en lava abrasadora

candente febril llameante.

Resplandecieron azules rojos

y cuando violetas

serpenteamos en sensualidad y goce.

Al fin pude morirme

para volver a

Nacer

Anuncios