PRELUDIO

Yemas aceitadas

En finas almendras dulces licuadas

Recorren mis hebras desnudas

Ensayando provocadores senderos

Animándolos a arder

Son plumitas destellantes

Derritiendo la conciencia

Levemente perceptibles

Calan ensalsando las ignotas

Secretas inexploradas

Ocultas lejanas señales

En oleajes térmicos

embriagadores

No se dejan ver

Instigadoras Irresistibles

Atrayentes fascinadoras

No diré no

Ya no hay motivos

Anuncios