ANTIPRELUDIO

 

Yemas aceitadas

En finas almendras dulces licuadas

Recorren mis hebras desnudas

Ensayando provocadores senderos

Animándolas a arder

 

Son plumitas destellantes

Derritiendo la conciencia

 

Levemente perceptibles

Calan sazonando

Ignotos secretos

inexplorados continentes

que comienzan a exudar

libertinos

en oleajes térmicos

su embriaguez

 

Instigadoras Irresistibles

Devienen perversas

atrayentes fascinadoras endiabladas

para replegarse a decir que No

 

Anuncios